Upper Egypt Series

Nuestro último issue

Issue #43. Seleccionado y mezclado por Mayfield.

Miguel Ángel Sutil

Miguel Ángel Sutil

Miguel Ángel Sutil difundiendo el funk

Miguel Angel Sutil, la metralla del culto a la cera negra

Quizás el mechero más popular fue inventado por un no-fumador, pero este no será el caso de Miguel Angel Sutil. Es posiblemente uno de los nombres que mejor podría representar el papel de arquetipo como un ingeniero de las ideas. Es sólo eso, bajo el que se esconden torbellinos de ideas, intuiciones. Por ello no es de extrañar que admire a George Clinton, arrastre cierta paranoia y goce de la capacidad argumentadora de los sofistas. En suma, una figura que podía considerarse ecléctica, como eclécticos y variados son sus gustos y métodos. La búsqueda de cera negra, llena de inquietud e investigación. Funcionar independiente de lo que se hablaba o se decía alrededor. Él y los suyos, buscando sus propios contenidos, luchando cada entrevista, hablando de cosas que en otros sitios no se podía leer.

Hoy tiene respuestas para todo cuanto se le pregunta a él, e incluso para lo que uno llega a preguntar. He aquí el manifiesto de una raza de hombres que creíamos ovidad, destruida por el asalto de los torpes. una raza que continúa firmemente decidida a volver a poner el mundo en su sitio. Él y los suyos, siguen comprando los discos de los que hablan, y no esperan a que se los manden de promoción. Viajan para ver conciertos sin esperar a que los acrediten. Creo que eso sólo se puede hacer por pasión y porque les gusta dar a conocer lo que creen que es maravilloso e irrepetible. En cierta medida son la literatura del pueblo.

Enlace Funk. Páginas encantadas de funkzine.

El mundo es cada vez más variado y abierto, pero el propio panorama parece ignorar la trascendencia, la comprensión y los valores de este género úncio. No existe nada más mordaz y heterogéneo que el propio Zine viendo o intuyendo un futuro cultural y artístico.

Sin el papel tan blanco y grueso como para poder freír un huevo encima, per sí con los tonos violentos brillantes y extravagantes de este delicado matiz; entre fidelidad y transgresión, siempre hace falta talento.

Miguel Angel Sutil ha combinado respectivos sentidos. En la construcción las piedras son fundamentales: los nombres, las formas y el entorno.

Se hace necesario un mecanismo que sea capaz de capturar el espeso pelaje de quienes muestran su preocupación por tantos aspectos afines a la editorial.

Siempre es interesante asistir al nacimiento de una historia. En este caso, más que interesante, es apasionante. El editor, quiso que no solo él, sino también los suyos, se conviertieran en profesionaes del “enlace”. Los manuales baratos podéis encontrarlos aquí. Con esos trozos de papel se pueden hacer más cosas de las que parecen. El FUNKZINE, opuesto a un ser gestado en la confusión y el miedo.

A Miguel Angel Sutil lo que realmente le ha animado es el trabajo y empeño de mucha gente alrededor suyo que ha arrimado su codo y su tiempo. Desde sus padres y hermana doblando fotocopias en los primeros días en casa, hasta los artículos y entrevistas escritos por todos los que colaboran. La clave de todo es que los que colaboran son amigos y no simples colaboradores. Y lo hacen por la pasión de escribir de lo que les gusta. Nunca han querido utilizar la revista para criticar y poner verde a nadie, porque prefieren emplear el tiempo en cosas productivas. No se trata de que nos expliquen donde está el bien y dónde el mal, ni siquiera cual es el camino de la salvación y cual es el de la perdición, sino, más concretamente, que nos indiquen sus preferencias.

Enlace Funk. Del cero al infinito.

El impreso que mantiene toda la actitud independiente que necesita. El poema sinfónico que constituye el celador de la lúcida cultura pata-física. Liberándose de espacios cerrados, de la industria musical actual o de cualquier etiquetaje. Se trata de sentir aquella necesidad de resaltar la gran calidad artística de legendarias y nuevas efervescentes bandas. Los rasgos de la erupción de diminutos sellos discográficos y los ámbitos románticos del culto a la cera.

En estos años, Enlace Funk siempre ha sido la gente que ha escrito en ella, llevando hasta sus últimas consecuencias el nombre de la revista. Es el asegurar cada paso. Desde sus inicios como publicación de fotocopias dobladas, hasta su paso en añadir una cubierta de cartón duro. Luego la primera portada a colore. Más tarde, el cambio de formato. Luego, introducir una cassette con una sesión de regalo. Después, el primer CD y el aumentado de páginas a color, Y por último, la deliciosa edición de la colección de Vinilos Enlace Funk.

Y en ello se ve un evidente intento de luchar contra ese monstruo invasor que es la industria. Tras la publicación, un montón de gente agolpada como una manada de lobos hambrientos. Estupor, arrebato, enérgicas dosis con la mirada alucinada hacia esa droga de hojas impresas. La charla se desarrolla en una editorial que ha ido avanzando progresivamente y siendo consciente de sus limitaciones.
La honestidad de un sobrehumano esfuerzo. Una publicación generosa para gente que sabe jugarse un chato.

David DeCe, Upper Egypt Series, 2009

Enlaces

 

Issues en los que colabora: