Upper Egypt Series

Nuestro último issue

Issue #43. Seleccionado y mezclado por Mayfield.

Josechu Souldier

Como un ermitaño, sin serlo, Josechu vive en una montaña cántabra, en una casa apartada, a la vuelta de un camino difícil de encontrar. Allí, atesora discos. Pero cuidado, necesito un superlativo: ¡atesora discazos! Su debilidad es la música con alma negra (o mejor aún, alma oscura) y se decanta por el néctar soul: desde el profundo y sureño, al bailable northern, el modern soul y sin vetar derivados contemporáneos. Y en formatos originales, con profusión de siete pulgadas de sellos difíciles de encontrar en cubetas no especializadas.

Cultiva otros estilos también, todos investigados y tratados con el mismo mimo: los palos del flamenco con joyas oscurísimas, blues directamente sacado del pantano, necesarias dosis de buen funk, recuerdos de su estancia en Jamaica con roots, reggae, dancehall y dub. Y por supuesto, jazz.

Josechu Souldier

Josechu Souldier

Le conocí primero de oídas, cuando yo vivía en Madrid. No podía creerme que hubiera un coleccionista y dj con material de ese calibre en mi ciudad y que no nos hubiéramos cruzado. Tampoco es que un servidor se mueva en los círculos más selectos, pero es que él tampoco se prodiga a los platos. No es un tipo que persiga fechas en cabinas, aunque en cuanto se lo propones, llena unas cajas de cartón con singles y unas bolsas de esparto con bombas en doce pulgadas y te monta una fiesta del copón. Ama la música, le encanta difundirla y sabe hacerlo. De eso ya fui testigo después, cuando volví a las tierras cántabras.

Desde el primer encuentro, me moría por conocer su casa y cotillear por sus baldas. Pasaron años de “sí, tenemos que quedar” hasta que, como un niño pequeño, pude pasear mis dedos por parte de su colección. ¡Qué gozada! Cualquier amante de los discos que ha visitado a otro sabe de qué hablo. Una mezcla indefinida entre admiración y envidia. Y eso que ya estaba preparado. En cada sesión, Josechu había hecho -y sigue haciendo- gala de un repertorio amplísimo. Es difícil escuchar dos veces el mismo tema. Y siempre mantiene el nivel muy arriba.

Así que, cuando le pedí que protagonizara un issue para Upper Egypt Series, sabía que había pata negra. Se plantó en el estudio con una de esas bolsas de supermercado, como si llevara lechugas, y empezaron a salir Doug Hammond’s, Roland Kirk’s y Archie Sheep’s enloquecedores. Allí mismo ordenó su mente y preparó una secuencia de temas y el resultado está aquí, en nuestro Issue #20, disponible para vosotros.

Cada elección tenía una razón de ser, orientada al concepto de Upper Egypt, ya fuera por la procedencia de la música, los títulos de los temas, los instrumentos o los mismos músicos. Por desgracia no grabé toda la conversación allí mismo. Pero los que llegan hasta aquí ya saben cómo funciona la música. La atmósfera permanece y el oyente captado, comienza su propio viaje hacia el origen de cada sonido. Sí es así, este “souldado”, ha ejecutado otra misión con éxito.

UVE, Upper Egypt Series, 2013

Issues en los que colabora: